Neurociencia y aprendizaje de idiomas,

la propuesta innovadora de Isora.

 

 

La Neurociencia es una de las disciplinas científicas de mayor crecimiento en el último siglo. Los descubrimientos en los estudios del cerebro han abierto infinitas posibilidades para la humanidad. Entender cómo funciona este poderoso organo hace posible optimizar nuestro desarrollo en diversos aspectos de la vida. Una de las áreas que más se ha beneficiado por estos avances es el aprendizaje de idiomas. En Isora Neurociencia hemos desarrollado un método único basado en evidencia que facilita este aprendizaje. Te contaremos un poco más de esta propuesta innovadora en esta publicación.

 

La neurociencia está revolucionando al mundo

 

 

La neurociencia ha hecho importantes avances en el estudio del cerebro

 

 

En el siglo XXI los avances de la ciencia nos siguen sorprendiendo, cada vez se logra profundizar más en el estudio del ser humano. La neurociencia lleva la delantera en esta carrera científica, con nuevos descubrimientos a la orden del día. Este conjunto de disciplinas se encarga de estudiar el sistema nervioso, enfocándose en el cerebro, su estructura y funcionamiento. De la mano de la tecnología, la neurociencia ha logrado ha logrado cambiar nuestra manera de vivir hoy en día.

La curiosidad de conocernos mejor como especie es el motor principal de este progreso. Descifrar los secretos escondidos en nuestro cerebro ha sido la motivación de muchos investigadores. En Isora Neurociencia  hemos entendido la importancia de estos estudios para el desarrollo individual y colectivo, por eso creamos un método innovador a partir de esta data.

 

El aprendizaje de lenguas extranjeras se ha expandido con mucha velocidad gracias a estos aportes científicos. Incorporar un nuevo idioma resulta más sencillo porque ahora comprendemos qué sucede en nuestro cerebro en ese momento, específicamente en el oído y la escucha.

 

 

La importancia del oído en el lenguaje

 

El cerebro codifica los sonidos para desarrollar el lenguaje hablado

 

 

El oído supone el inicio de nuestra comunicación con el entorno antes incluso de nacer, ya que es el único sentido que trabaja al 100% en la etapa gestacional. Una característica diferenciadora dentro de la comunicación entre la madre (entorno) y el bebé mientras este está en su vientre, es que la comunicación se realiza a través del canal óseo. Cuando la madre emite cualquier tipo de sonido, estos se transmiten como si estuvieran dentro de una gran caja de resonancia, viajando por toda la estructura del canal óseo materno hasta llegar al cráneo del bebé. La transmisión a través de un sólido es mucho más rápida que a través del aire.

Una vez el bebé ha nacido, pasará un tiempo antes de ser capaz de entonar su primera palabra. Durante este período, el recién nacido absorbe continuamente información sonora, mientras el cerebro codifica frecuencias con el objetivo de empezar a producir sonidos y más tarde enunciar palabras.

El cerebro tiende a escuchar, a acostumbrarse a la tonalidad, musicalidad y energía de comprensión de un idioma por vía ósea y por vía aérea antes de pasar a la fase de producción del lenguaje.

 

 

 

El aprendizaje de idiomas debe basarse en la escucha

 

La clave para aprender un idioma con mayor facilidad es enfocarse en la escucha

 

 

Hasta ahora la formación tradicional enseñaba idiomas enfocándose principalmente en la gramática, mientras que la escucha quedaba en un segundo plano. Cuando no se toma en cuenta la importancia del oído para desarrollar está habilidad, el proceso se dificulta.

Algunas personas se sienten frustradas porque no pueden avanzar en el aprendizaje de idiomas, inclusive consideran que “no tienen oído para los idiomas”. Suele ser muy complicado para ellos, y requieren de mucho esfuerzo para lograr el objetivo.

Ahora bien, existe una salvedad, y es la certeza de que el oído se puede entrenar de la misma forma que otras áreas del cuerpo, tal y como hacemos cuando vamos al gimnasio para tonificar o fortalecer nuestra musculatura.

La neurociencia, y más en concreto, el entrenamiento del oído y la escucha consigue lo que se denomina un reseteo del oído. Es posible ejercitar al cerebro para que se abra a frecuencias sonoras que antes no podía codificar ni comprender. Esto tiene gran relevancia a la hora de emitir sonidos, ya que cuando una persona no es capaz de escuchar, tampoco será capaz de reproducir de manera exacta ese sonido, con lo que tendrá que hacer esfuerzos enormes. Básicamente es como ser daltónico para esos sonidos, siendo la persona incapaz de distinguir el color o el brillo, como si todas las notas de un piano sonaran igual.

 

 

 

La propuesta innovadora de Isora Neurociencia

 

La estimulación auditiva neurosensorial es capaz de dotar de mayor capacidad al cerebro para facilitar el aprendizaje y la evolución en la comprensión y producción de un idioma. En este sentido, y tras la realización de un proceso de estimulación auditiva, las personas son capaces de descubrir una gran gama de sonidos que hasta ese momento eran simplemente ruidos carentes de sentido, descubriendo armónicos y produciendo una nueva melodía con su voz. Esto transforma el proceso de aprendizaje, inyectando curiosidad y entusiasmo a la experiencia. Lo que antes suponía desilusión y frustración ante un reto tan gigantesco ahora se realiza mediante una metodología natural, sencilla, divertida y sobre todo eficaz.

Si quieres aprender más sobre este método y los estudios realizados por Isora Neurociencia visita nuestra página de Instagram y Facebook.

Artículos Relacionados